Blogia

Pro Libertate

El Complemento de Antigüedad.

El Complemento de Antigüedad.

El complemento por antigüedad es el más clásico de nuestra estructura salarial, justificado por la mera permanencia del trabajador en la empresa, con independencia de sus aportaciones productivas a la misma. Es obvio por lo tanto que su peso en los costes salariales de toda compañía ha sido elevado en nuestro país por la rigidez existente para proceder al despido de los trabajadores. A mayor antigüedad, mayor carga salarial para la empresa, y mayor coste para el despido del trabajador. Todo con independencia de la validez o no del trabajador en cuestión.

El criterio de meritocracia, de mereo - merecer, suplantado por la absoluta igualdad.

Esta situación se vio alterada en 1994 al modificarse el artículo 25 del Estatuto de los Trabajadores y establecer que el trabajador podrá tener una remuneración en función del trabajo desarrollado, de acuerdo con lo establecido en convenio colectivo o contrato individual. A partir de este momento desaparece el derecho legal al complemento de antigüedad, debiendo estar y pasar por lo establecido en los convenios colectivos y/o en los contratos individuales. Reforma que fue avalada por el Tribunal Supremo en 1997.

La meritocracia, por fin, se abre camino con dificultad, en la empresa.

Lo dicho no significa que el complemento de antigüedad haya desaparecido, y que quien tenía derecho al mismo se haya visto privado de tal complemento. Han tenido que ser los convenios colectivos posteriores a la reforma citada los que implementaran la misma y establecieran nuevas formar de retribución, donde además de la antigüedad se incluyeron modalidades de retribución de la competencia y la productividad.

Se han llegado a pactar convenios colectivos en los cuales a partir de la entrada en vigor los mismos, los nuevos trabajadores no tendrían derecho a estos complementos de antigüedad y quienes los viniesen disfrutando los verían congelados a partir de dicho momento. Reformar avaladas por el Tribunal Constitucional que ha negado la posible discriminación entre los viejos y nuevos trabajadores, incluso llegando a avalar el abono del complemento de antigüedad a los trabajadores fijos y no a los eventuales, si las empresas eran capaces de justificar su objetividad. También el Tribunal Supremo ha avalado estas prácticas en sentencia de 9 de diciembre de 1997.

Ha sido, sobre todo, en los nuevos sectores económicos, o en aquellos con gran movilidad por sus especiales circunstancias, donde este viejo complemento se ve eclipsado por otros más relacionados con el cumplimiento de objetivos a corto plazo, que permiten a los trabajadores tener también considerables ingresos, pero siempre que alcancen los objetivos marcados, objetivos que variarán permanentemente y que de no ser alcanzados no llevarán la correspondiente gratificación económica.

Esta tendencia, lógica y actual, tiende a la eliminación de dicho complemento, incluyendo más elementos relacionados con la capacidad y/o formación de cada trabajador, y por supuesto, su productividad. Todo ello en directa relación con en el modelo económico que impera, incuestionable en sus resultados frente al obsoleto dirigismo, y que nos obliga no a competir en precio, como erróneamente se piensa, sino en productividad y calidad.

Son justas las reivindicaciones de quienes, desde la CEOE como de las secciones de jóvenes de los sindicatos, seguramente tras reflexiones distintas, convergen en potenciar el trabajo efectivo, no el tiempo de trabajo, lo que llevará a generar mayores benéficos por productividad a las empresas y por lo tanto mayor retribución para los trabajadores productivos.

El complemento por antigüedad es el paradigma del Derecho del Trabajo español, un Derecho influido por doctrinas muy inmovilistas, con poca atención a la realidad social de la economía mundial y que, en muchas ocasiones, en vez de coadyuvar al progreso lo frena, por paradójico que pueda sonar.

No dudamos que los agentes sociales serán capaces de pensar de forma global y tomarán las mejores decisiones para los trabajadores y sus empresas – los unos sin las otras son impensables - y una de esas decisiones, en las negociaciones de los convenios colectivos, es eliminar el complemento de antigüedad para recompensar a quienes más se han formado y más trabajan.

En Defensa del Capitalismo Global - 2ª Parte.

En Defensa del Capitalismo Global - 2ª Parte.

Citamos el mes pasado a algún crítico (hoy todos son críticos) del sistema liberal-económico. Otro Nobel de economía, James Tobin, harto de la manipulación de su nombre por los antiglobalización y por ATTAC, concedió en 2001 (importante la fecha) una entrevista a la publicación alemana Der Spiegel, que se puede leer en la red, donde además de negarse a tener nada que ver con ATTAC se declara manifiestamente Keynesiano. Tobin se lanza, en 2001 recordemos, a hacer todo un halago de la política económica de Clinton y del Presidente de la FED en esos momentos, que ¡oh! casualidades de la vida, era: Alan Greenspan. Como buen keynesiano Tobin no le da importancia al dinero y apoya el bajo precio del mismo. En 2001 le parecía la mejor política monetaria: inyectar dinero sin parar al mercado. Para él la inflación no era/es mala y, por supuesto, no es importante ahorrar. Precisamente lo que se denunciaba por los buenos liberales, los austriacos (Mises, Hayek, Rothbard, Buchanan, etc.); malo el bajo precio del dinero (regulado por el Estado vía bancos centrales), malo el descontrol de la inflación, malo el bajo nivel de ahorro y mala la banca comercial de reserva fraccionaria que, como en el caso de España, tiene una deuda de 800 millardos superior a los depósitos. Todo lo que se ha hecho los últimos años. Y resulta que, ahora, el malo es Greenspan, que lo es, pero sólo por seguir a los republicanos, olvidando sus ocho años con Clinton.

Otro Nobel más, Paul Samuelson, al que tenemos que sufrir en la universidades, escribió recientemente en El País, y en su artículo le echa directamente la culpa de la crisis a Milton Friedman y a Friedrich August Von Hayek. Si bien en las universidades que le leen a él nadie lee a Friedman ni a Hayek. Ni a Mises, Ni  Buchanan, ni a tantos otros que resulta ahora son los culpables de la crisis, y que precisamente lo que dicen en sus trabajos, no leídos, es todo lo contrario a lo que se ha hecho estos años.

Para colmo se nos intenta hacer creer que las hipotecas basura, subprime, son la consecuencia de una política liberal avariciosa, quizás recordando el pasaje de Adam Smith (en algunos casos un atraso y no un progreso para la libertad económica al establecer tu teoría del valor-trabajo fundamento del marxismo económico) sobre la benevolencia del carnicero y del cervecero, pero, por supuesto, sin haber leído a Smith. La realidad nos indica que fueron los Gobiernos demócratas norteamericanos, con Clinton a la cabeza y, Greenspan en la Fed, quienes dieron el visto bueno a Freddie Mac y a Fannie Mae, verdaderos proyectos de ingeniera social con el fin de conceder hipotecas a quien no podía pagarlas. Frente a la tradición de los USA, Greenspan llegó a recomendar las hipotecas de tipo variable.

Pero todo esto es cosa de los USA nos dicen en los medios de comunicación y nuestro Gobierno sin excepción. Y qué me dicen de los miles de hipotecas que se han dado a mileuristas e inmigrantes con contratos temporales con nóminas modificadas en las asesorías. Ningún banco comprobaba si las nóminas eran reales o no. Tres nóminas pedían, y con eso una hipoteca de 150.000 € a 35 años: ¿No son eso hipotecas basura? Créditos para el consumo a interés ridículo para ir de vacaciones: ¿No es eso avaricia? No, para nuestros adalides de la opinión la avaricia está en Wall Street, nosotros no tenemos culpa alguna.

No es el fin del capitalismo, ni aunque lo digan los nuevos popes en sus homilías diarias desde todos los medios de comunicación, incluido éste. Hemos sido capitalistas y lo seguiremos siendo, ya que es garantía de libertad, hemos sido capitalistas de Estado y quizás, después de esto, cuando pase, seremos otra cosa, ojala más liberales, con menos intervención, desregulando el mercado de trabajo, recuperando el valor del dinero con respaldo en activos sanos (¿oro?), exigiendo a los bancos el cumplimiento del contrato de depósito, etc.

Como no es el fin del capitalismo, tampoco es el fin de llamado neo-liberalismo salvaje. Lo que no ha existido no puede desaparecer. La denigración del liberalismo (que en el fondo es lo buscado) por quién, en muchas ocasiones, no ha leído a sus autores, no es más que una pose estética y la muestra de un desconocimiento de la historia de las ideas políticas y económicas. Ni Hayek renunció nunca a la presencia de los Gobiernos, ni Friedman apoyó nunca guerra alguna, y aún así hemos tenido que leer cosas en sentido contrario. Si los Neocon han venido de la izquierda, como ha de saber alguien leído, algo arrastrarían de su formación trotskista, que es lo que eran. Entre los libertarios americanos (liberales a la europea) no hay Neocon. A estos Neocon: Kristol, Kagan, Podhorez, etc., autores putativos del inexistente neo-liberalismo salvaje se les une ahora los Neoin, los neo.-intervencionistas salvajes, adoradores del Dios Estado. Ambos tienen el mismo objeto regular las vidas de los ciudadanos, consumidores y contribuyentes, emprendedores, que todo somos uno. Demos pie al Estado para que nos controle más de lo que ya lo hace y estaremos perdidos.

Los voceros de la catástrofe, literatos, actores y demás gentes acostumbradas a vivir cool a costa de quien paga impuestos y a quien ofenden a diario con sus manifestaciones, bien se aplicaban la reflexión de Raymond Aron cuando afirmó que con demasiada frecuencia los intelectuales de su país parecían empeñados en hablar de lo que no sabían, llegando al ridículo y al paroxismo manifestando ideas absurdas, lo que llevó a Camus a advertir que las ideas de esos personajes hablando de lo que no sabían siempre acaban en baños de sangre, pero que es sangre de otros, nunca de ellos. Y es entonces cuando recuperamos a Althusser y recordamos una de sus pocas declaraciones tras mayo del 68, hablando de fracaso de la revolución por no haber acabado en un baño de sangre proletaria: sin mártires la revolución era un fracaso. Muchos son los que están esperando que esta crisis hunda en la miseria a miles de ciudadanos para poder gritar victoria, para poder tener mártires a los que reivindicar y clamar: ¡Intervención! ¡Intervención! No será así, ni con Obama.

En Defensa del Capitalismo Global. Primera Parte.

En Defensa del Capitalismo Global. Primera Parte.

El Norte Económico, noviembre de 2008.

Parece osado, pero no tengo reparos en defender el modelo económico que los últimos 70 años, más o menos, nos ha permitido llegar a los niveles de prosperidad en los que nos encontramos, incluso ahora que se han perdido miles de millones en bolsa o en quiebras y nuestros gobiernos están dispuestos a despilfarrar otros miles de millones hipotecando nuestro futuro e intentando salvar la cara de aquellos gestores que fracasaron estrepitosamente. Y lo hago porque quien ha fallado no es capitalismo liberal, éste no ha existido aún, y  porque una gran culpa la tienen los bancos centrales, sus dirigentes y quienes están con ellos, los gobiernos de turno. En definitiva la intervención y no la libertad es la culpable de la crisis.

Hay que recordar a los que ahora se apresuran a anunciar el fin del binomio capitalismo-liberalismo, y no sé si desear la llegada del comunismo, que hasta ahora todos hemos sido capitalistas, con mayor o menor intromisión en el mercado, pero todos hemos sido capitalistas, y todos hemos estado regulados de alguna forma por el Estado. Nuestro capitalismo es un capitalismo de Estado, no un capitalismo liberal.

Oímos medias verdades todos los días, como que los USA son los más liberales: ¿en qué? ¿Dónde? Son un país repleto de regulaciones, con elevados aranceles proteccionistas, con una reserva federal absolutamente intervencionista, decenas de agencias (ministerios o cuasi-ministerios), etc., etc. ¿Dónde está su liberalismo, con constantes regulaciones a causa de su guerra contra el terror, la guerra contra la droga, etc., y permanentes incrementos de gastos militares? ¿Dónde el liberalismo? De la misma forma que no podemos decir que nosotros seamos paradigma de la economía de mercado (Cajas de Ahorros, Caso Endesa, etc.). Si bien todo es capitalismo, en mayor o menor grado. Como también es capitalismo de Estado el sistema económico chino, y ya se escucha a algún tertuliano que ese es el modelo a seguir: el chino. Mal nos va de verdad si aspiramos a seguir ese modelo de capitalismo estatista y no el liberal. Las peticiones de más Estado, que proliferan, nos llevan a eso, siempre nos han llevado a eso.

Para más inri tenemos que leer y escuchar que todo lo que sucede le da la razón a Marx: dónde, cuándo, por qué. El Nobel de literatura Saramago así lo asevera en su blog. Habrá entendido la obra de Marx ese hombre, la habrá leído o habrá llegado a ella a través de los exégetas del marxismo como Althusser, del que ya hablaremos.

Hace unos años otro Nobel, éste sí, de economía, Amartya Sen vino a recoger un premio a España y habló sobre el futuro del “estado de bienestar”, sistema que no dudó en considerar el mayor logro de Occidente exportado al resto del mundo, una verdadera herejía contra el multiculturalismo, pero tampoco tuvo reparo en indicar que quizás era hora de replantearse algunas prestaciones sociales de dicho estado del bienestar, ya que unos Estados como los europeos con más del 10 por 100 de parados no tendrían buen futuro económico. De hecho se extrañaba que hubiera gobiernos que ganaran elecciones y se mantuvieran en el poder con esos índices de paro Y lo dijo en España, en los últimos años del Felipismo (y se lo podría cuestionar hoy). Amartya Sen es un economista muy querido por los alterglobalización, no deja de ser partidario del libre comercio, pero aboga por una mayor redistribución e intervención para el reparto de la riqueza. Casualmente acaba de ser concedido el Nobel de Economía, más exactamente el Premio del Banco de Suecia, a Paul Krugman, otro economista querido por los intervencionistas, crítico con el Gobierno Bush, la mejor tarjeta de visita en Europa, y no hace mucho concedió una entrevista a El País, diario con el que colabora, y volvió a repetir lo mismo, presente en toda su obra, el mercado de trabajo en Europa está super-regulado y precisa una reforma urgente para que nuestras economías no se hundan. Con más del 10 por 100 de parados el Estado no aguanta. Ellos, los USA, estarán más en crisis que nosotros, algo que aún está por ver, pero con un 4 por 100 de desempleo saldrán antes de la crisis y con menos heridas. Son los economistas a los que ensalza ahora la socialdemocracia Española y Europea los que están pidiendo menos regulación en nuestro mercado de trabajo, más mercado, y no más Estado. Eso no sale en nuestros medios de comunicación.

Desde hace años los economistas de la Escuela Austriaca, liberales que poco o nada tienen que ver con la de Escuela de Chicago de Milton Friedman, han venido denunciado la política monetaria y el exceso de regulación en los mercados, han venido llamando la atención a los bancos centrales, sobre todo a la FED, a Greenspan y luego a Ben Bernanke, de que su política traería la crisis, que hundiría el sistema. La denuncia era clara, el sistema capitalista es capaz de absolver las turbulencias siempre y cuando no se altere tanto su esencia que estas sean tan grandes que el propio sistema se colapse. El dinero barato, que ha permitido una época de crecimiento incomparable, que ha financiado proyectos que nos hacen hoy la vida mucho mejor, a base de aplacamientos increíbles, y que han sacado de la pobreza en medio mundo a millones de personas, llevaba en su seno el gusano de la actual crisis, a lo que hemos de sumar un mercado de trabajo rígido y un exceso de inversiones en proyectos sin futuro.

Pero todo lo expuesto es el juego del Capitalismo, de su libertad y de las nefastas intromisiones del Estado. Esta crisis no es su fin, incluso acérrimos anticapitalistas como Luis Sandoval Ramírez, traductor al castellano de Kondratiev (teoría del ciclo económico largo), en 2002 publicó De la Globalización al Caos y a la Crisis, y pronosticó ¡para 2008! el estallido de la burbuja financiera, pero no para el resurgimiento de algún tipo de marxismo, sino para el inicio de un nuevo ciclo ascendiente del capitalismo, quizás impulsado por otra fuente de energía hasta ahora dejada de lado como el hidrógeno, el gas natural o la nuclear, ¿por qué no?

Defender hoy al mercado y pedir menos regulación es ir contracorriente, pero siempre ha habido más amigos del poder y de la coacción que de la libertad. (Continuará)

 

Las críticas al Capitalismo: una cosa de "todos" y "todas"

No por conocido está de más volver a ver este video del Ministro Franquista Arrese, arremetiendo y arrasando (Arrese quizas sea el acrónimo de arremeter y arrasar a la vez) contra el Capitalismo.

Sus palabras se oyen hoy en día en boca de otros que dicen ser distintos, pero que actúan muy por igual.

Samuelson: Nobel de la Moral.

En su homilia del pasado día 26 en el diario, otrora serio, El País, Paul A. Samuelson, decidió abandonar su condición de economista laureado con el Nobel de su especialidad (siempre puede aspirar al de la Paz), para adentrarse en los terrenos más amiguos, aún, de la moral.

Adiós al capitalismo de Friedman y Hayek no es un artículo económico, nada dice de las teorías de esos otros dos economistas también premios Nobel, cuyas ideas chocarón en más de una ocasión, pero que en todo caso fueron bastante más honrados que Paul, teniendo en cuenta que además es el único vivo de los tres.

A pesar de ser un autor mucho más leído que Hayek y Friedman, Samuelson parece no perdonarles que hayan sido mejores economistas que él, de esa forma dado que en vida no les pudo refutar tampoco lo puede hacer tras su muerte, y aprovecha la coyuntura para lanzar toda una serie de acusaciones fundadas en coceptos morales y en ausencia total de criterios económicos.

Así el artículo está salpicado de los siguientes argumentos de peso:

- Se califica así mismo como "persona apegada a los valores tradicionales".Y uno se pregunta de qué tradición.

- Cita a Marx, Lenin, Stalin, Mao, y Castro, sin distinción, para sin solución de continuidad echar la culpa de todo la actual crisis a Friedman y Hayek, por sus "envenenados legados", que por supuesto no explica. La descalifiación es suficiente, su público no quiere dolores de cabeza soló alimento fácil de digerir.

- Se define asímismo como estudiante brillante, con profesores famosos que le daban altas notas. Todo un ejercicio de modéstia intelectual.

- Al calificar a su familia la excluye de la pobreza, pero también, y he aquí el matiz, de la riqueza "aquerosa" ¿Sólo es aquerosa la riqueza, no la pobreza? Yo, si fuera muy, muy pobre, igual si hablaría de mi "asquerosa" pobreza, pero seguro que nunca diria lo asquerosa que es mi riqueza.

- A renglón seguido justifica el milagro de la recuperación en los años cuarenta por las politicas del "benévolo" Roosevelt y de "pérfido" Hitler. Si yo no he entendido mal el artículo, según Paul, AH tuvo razón en su política económica. Esto en Alemania puede ser delito, y el Banco de Suecia debería replantearse la retirada de su premio.

- Como no podía ser de otra forma Bush, y sólo él, hizo muchas "estupideces". Para que indicarlas todos las conocemos: es "el consenso".

- Desde Reagan, el otro ogro, en los USA son todos unos "derechistas radicales". Tal parece que ha sido asesorado desde nuestro país a la hora de calificar a la "derecha".

- Los recortes fiscales de Bush han beneficiado a sus "prosperos vecinos". Que es tanto como decir que él vive en un barrio de gente próspera porque tiene dinero y tambien se ha beneficiado de esa politica.

- Lo que hacia falta, según él, era una "sensata regulación centrista". Debería establecer criterios más objetivos que la sensatez.

- Al hablar de la ingeniera financiera reconoce que él debe tener algo de culpa en la misma, de forma que ya menos culpa tendrán los economistas a quienes cita en su titular de forma inquisitorial, ¿no?

- Su solución, para él, es que la FED y el Tesoro de USA "creen suficiente dinero". ¿Con qué respaldo?

- Como no los buenos fueron Kennedy y Clinton. Ninguno cometió estupideces como Bush (caso becaria aspiradora, Mogadiscio, Sarajevo, Cochinos, orgias en la Casa Blanca, etc.).

- Termina suponiendo que los niños del futuro temblarán ante el nombre de Bush, pero no dice que miles de estudiantes de economía ya temblamos y tiemblan desde hace años al oir su nombre y tener que estudiar por su intragable manual (el cual en alguna edición reflejaba gráficos en donde se igualaba la productividad industrial de los USA y de la URSS en la segunda década de los 80  justo antes de la caída del muro. Todo un acierto)

En fin, el artículo-homilia más parece un ajuste de cuentas con Hayek y Friedman que se han convertido en el pim-pam-pum de los neo-intervencionistas salvajes.

Lo dicho: Cuidado con los Neoin.

Los Nacional-Socialistas de Hitler y los actuales Socialistas.

No voy a escribir que Nazis y Socialistas son lo mismo, pero sí que tiene muchas cosas en común dada su concepción socialista-colectivista de la vida de los ciudadanos y de los Estados a los que pertenecen.

Así pues, leo hoy, en El Mundo, que Los Católicos Alemanes pagarán la factura del cumpleaños del hermano del Papa.

La verdad es que el regalo es precioso, a mí también me gustaría, pero la cuestión está en que en la actual Alemania sigue en vigor una ley que data de hace 60 años, aprobada durante el regimen Nazi y que obligaba a los fieles de cada religión a financiarla. El fin de AH no era otro que debilitar la presencia de las religiones en su Estado dada su afición al paganismo y al esoterismo.

De hecho fue la iglesia católica alemana, y sus fieles, la que más se opuso a AH, aunque se quiera hacer ver otro cosa, frente a los protestantes más dados a la querencia por, y para, el poder estatal.

Que nos queda finalmente tras leer esta noticia: las leyes Nazis tenían el mismo fin que el laicismo militante de la actualidad, debilitar las religiones y su peso en las sociedades del siglo XXI. ¿Lo consiguió AH?

PD: ¡Ojo! Los salvajes Neoin están saliendo de sus madrigueras tras años acaparando argumentos.

 

Crisis en la Seguridad Social

El Ministerio de Trabajo reconoce que el futuro de la seguridad social para los menores de 50 años no está garantizado. ¡Vaya! Ahora resulta que los liberales también teníamos razón en eso, y mira que nos llamarón de todo.

Baste recordar este artículo, AQUÍ,  no quiere ni pensar en todo lo que tuve que oir cuando lo escribí y defendí esta postura en distintos foros públicos.

La culpa será de Bush y de la guerra de Irak, pero eso no evitará que no cobremos ni un euro.

 

 

Las crisis con humor se llevan mejor.

 

Y a mí, ¿quién me subvenciona?

Y a mí, ¿quién me subvenciona?

Es el nuestro un país de contradicciones, quizás como todos, pero dado que son nuestras contradicciones, y a que a nosotros nos afectan, nos resultan más ¿interesantes? En un año, 2008, que celebramos 200 del levantamiento popular contra el invasor francés, un levantamiento también lleno de contradicciones, estas perduran y se muestran como elemento destacado de la idiosincrasia española.

¿Se alzó el pueblo español contra el invasor por miedo a perder su libertad o por amor a un déspota como Fernando VII? ¿Fue un levantamiento que vino a confirmar la fama de pueblo individualista o la confirmación del amor por un padre Estado (Monarca en ese caso)? ¿No son hoy esas nuestras contradicciones? ¿Cuántos derechos individuales le reclamamos al Estado permanentemente, cuántas veces esgrimimos el argumento constitucional contra los abusos de los otros? ¿Cuántas veces, cuántas, a su vez reclamamos de ese mismo Estado, de esos mismos otros, de todos los ciudadanos en suma, que se plieguen a nuestros intereses para protegernos, para no dejarnos solos? ¿Pueblo individualista o amante de colectivismo estatal, autonómico y/o local, dependiendo de lo cerca y grande que sea el campanario de cada uno y lo difícil que le resulte perderlo de vista?

Que contradicciones las de este pueblo, tan bravo, tan irreverente, pero tan quejumbroso, tan llorón, con tantas ganas de que se lo hagan todo, de no tener responsabilidad por nada, de que le den lo que es suyo nada más, ya sea un precio mínimo para los transportistas, que no quieren que les financiemos los beneficios (sic), sólo que les cubramos los gastos (sic), como si hubiera diferencia. Que pueblo éste que tanto le gusta ser solidario con el tercer mundo pero que arruina, tirando por los suelos, miles y miles de toneladas de productos básicos cuando nuestros agricultores salen a la calle a reclamar, ¿qué?, subvenciones, ayudas para no cerrar sus explotaciones ineficientes, que son incapaces de competir con los productos del tercer mundo, al que dicen querer ayudar pero a costa de impedir que los consumidores compremos sus productos. ¿Dónde se ha visto que coma yo tomate africano seis veces más barato que el español, intermediarios incluidos, eso ogros, los intermediarios? Otra solución es que todos fuéramos con nuestras cestas a comprar a las explotaciones agrarias. ¿Quién va el primero? ¿En transporte privado o colectivo?

Que país éste, con miles de kilómetros de costa y una flota al borde de la ruina. Pero ¿por qué?, porque no les damos suficientes ayudas, ¿quiénes?, el resto de ciudadanos, los que pagamos la gasolina y el gasoil sin rechistar, los comerciantes y viajantes que nadie apoya, los profesionales liberales a los que la Agencia Tributaria no les permite incluir como gasto de su actividad profesional el coche ni la gasolina, todos esos ciudadanos que no dejan de pagar impuestos para que se destine a ayudar a otros que desarrollan actividades deficitarias.

Que país éste donde si mi pequeño negocio va mal he de cerrar destruyendo puestos de trabajo y quedándome sin el sustento de mi familia, pero en ningún caso podré dejar de pagar impuestos para que otros vean crecer sus ayudas, florecer sus recolocaciones e incluso, llegando al colmo del descaro, ser incluidos como trabajadores de empresas públicas.

Que país este donde el Presidente del Gobierno dice que seguirá subiendo el Salario Mínimo Interprofesional por encima del IPC, para no dejar a su suerte a esos trabajadores, pero sin recordar que dicho salario no lo paga él, lo paga el microempresario que ante dicha subida decide prescindir de puestos de trabajo. ¿Qué desea el señor Presidente del Gobierno, puestos de trabajo con sueldos ajustados a las posibilidades del mercado o desempleados cobrando de todos?

Y qué culpan tiene ellos me dirán, si lo piden y se lo dan. ¿Por qué no hacemos el resto lo mismo? Claro, he ahí otra característica esencialísima del español: que todos engañan, que todos roban, pues no voy a ser menos.

Estamos, pues, en la misma discusión que hace siglos, parece tal que tengamos ante nuestros ojos a los escolásticos de la Escuela de Salamanca (Mariana, de Vitoria, de Soto, Azpilcueta y demás), primeros liberales económicos, y aún no nos haya quedado claro que hemos de hacer con los precios. ¿Mercado o regulación? La historia no ha existido para muchos de los nuestros: ni comunismo, ni autarquía, ni corralitos, ni ejemplos varios sobre la necesidad del precio de mercado como regulador. Nada. ¡La historia para el Parlamento y el precio fijo para el pan!

¡Ay! de este país rebelde, de histórica y heroica bravura, solidario con todos, que es capaz de hacer días de cola y pagar grandes sumas de dinero para ver a un torero o un partido de futbol, en éste mi país, España, a mí,  españolito, profesional liberal, ¿quién me subvenciona?

El Norte Económico

Qué es el Socialismo.

 

 

Qué es, qué no es y qué consecuencias, nefastas, tiene nos lo explica el Profesor Huerta de Soto en el presente video.

 

Fuga de Empresas y Nacionalismo. ¿Los datos son "españolistas"?

La fuga de empresas industriales extranjeras a países en los que los costes son más baratos ha supuesto la pérdida de 60.000 puestos de trabajo en España y la desaparición de 340 compañías entre los años 2003 y 2007, según un estudio realizado por la Fundación Ortega y Gasset. De los 60.000 empleos perdidos por la deslocalización, 25.954 corresponden a Cataluña, seguida por la Comunidad Valenciana (5.466), Madrid (3.967) y País Vasco (3.202).

Hay que contar con los beneficios fiscales del País Vasco.

No estaría de más que se indicase qué empresas son las que se van, que seguro son las multinacionales, quedándose las que no pueden huir y si, en cambio, claudicar: las PYMES.

Hay que buscar en Google maps Proaza, Asturias.

Hay que buscar en Google maps Proaza, Asturias.

Y hay que hacerlo ya que mañana viernes días 6 a partir de las 19 horas impartiré junto con otros compañeros de la Asociación Laboral2000, de la que soy Vicepresidente, una conferencia sobre las últimas reformas en la normativa de Seguridad Social (Jubilación, Incapacidades, Supervivencia, etc).

Hablaré de la nueva regulación de la jubilación, que como todas las reformas del sistema, tal y como he denunciado en varias ocasiones, tiene un sólo fin: hacer cada día más complicado acceder a un pensión pública tras años de confiscación por el Estado de nuestro dinero, y, una vez lograda, pagarnos lo menos posible y lo más tarde que puedan, por si nos morimos pronto y nos pagan pocas mensualidades.

 

La Sexta, los suyos, la estupidez y el laicismo.

Acostumbrados a la estupidez patría, a la adoración perpetua de las NNUU y a la proclamación bajo palio de las excelencias de la Alianza de Civilizaciones, uno, muy católico él, en aras del respeto que los citados proclaman para sí y para otros, pero no para mi y los míos (que son todos, de ahí mi ser católico, universal), apela a las mismísmas NNUU, invoca la sacrosanta Alianza de Civilizaciones y esgrime frente a todos y en especial frente a los que han declarado la guerra abierta a la Iglesia Católica, y únicamente a esta Iglesia,  la Resolución aprobada por la Asamblea General de las NNUU el 6 de marzo de 2008.

Si con otras Resoluciones ellos han querido, y aún persisten, imputar penalmente e internacionalmente a algunos españoles y otros ciudadanos del mundo, con ésta, son ellos los que deberían sufrir en sus carnes la reprimenda, primero ética, y segundo, jurídica, por su continuos, gratuitos y zafios ataques a la religión católica.

Como todo no puede ser perfecto, y de la misma forma que nuestros valientes patrios nada dicen de otras religiones, la Resolución aquí mentada vuelve una vez más a bajarse los pantalones ante el Islam radical, pero no pudiendo obviar al resto del mundo ampara también a los católicos.

La Resolución AQUÍ.

Nacimiento.

Ha nacido Criticomo, la crítica cultural de Galán2.

 

 

El Sol - Público

Tal día como hoy, en 1990, salía a la venta, por segunda vez en su historia, El Sol, periódico de difusión nacional, liberal y regeneracionista (sic), editado en Madrid, publicándose hasta el  27 de marzo de 1992.

¿Cuánto durará Público

¿Es tu país, un país de mierda?

www.paisdemierda.org

Carta a mi Padre.

Carta a mi Padre.

Puede leerse, publicada en La Nueva España, en http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008052000_74_638196__Cartas-al-Director-Carta-padre-Adolfo-Galan-Salvador

Irena Sendler. Orgullo y Verguenza.

Irena Sendler. Orgullo y Verguenza.

Según hemos podido leer en toda la prensa nacional y regional ha muerto a los 98 años de edad Irena Sendler, Polaca, Católica y Heroína durante toda su vida, principalmente por haber salvado la vida de miles de niños judíos, sí como por haberse enfrentado a los nazis durante la ocupación de su país, y, posteriormente a los comunistas.

Pero la noticia de Irena nos ha permitido comprobar la solidez de los mitos de la izquierda las mentiras de la historia oficial y la vergüenza de nuestra más inmediata realidad.

Primero. Frente al ataque brutal y sistemático contra el catolicismo, no sólo contra la Iglesia o su jerarquía, se alza una noticia que nos indica que una católica salvó a miles de judíos entregándolos a familias católicas o a conventos con el riesgo que todos ellos corrieron de ser descubiertos por la Gestapo, como lo fue la propia Irena, y ser condenados a muerte tras tortura. El ejemplo de vida católica de Irena, de esas familias y de la monjas o monjes de los conventos nos reconforta al resto de católicos frente a la fría indiferencia de otros “cristianos” y, cómo no, de los laicos del momento, paganos absorbidos por el poder y la gracia de un Estado que era su religión, antes y ahora.

Segundo. Hubo alemanes, sí los hubo Sr Grass,  que no soportaron la brutalidad de su nación y de las órdenes de Kniebolo (Hitler), y lo demuestra el oficial que se pasó a la resistencia y salvó la vida, in extremis, de Irena, cuando iba a ser ejecutada.

Tercero. Qué vergüenza deben sentir tal día como hoy los miembros del jurado que en el brete de elegir como Nobel de la Paz a esta mujer y al Sr Al Gore, optaron, sabe Dios por qué, por este último.

Carta a mi Padre.

Un dieciocho de abril de hace veinticinco años, entre las doce y las trece horas, fallecía de muerte súbita mi abuela paterna, Teresa. Veinticinco años después, un mismo dieciocho de abril, entre las doce y las trece horas, falleció de muerte súbita mi padre, Adolfo Galán Salvador. Mi Abuela con cincuenta y seis años, mi padre, con cincuenta y ocho años, ambos de la misma dolencia cardíaca, ambos con media vida por delante, y un nieto al que ver crecer, en el primer caso quien esto escribe, y en el segundo mi hijo, Juan Adolfo, de tan sólo ocho meses.

Adolfo, papá, ahora, cuando he de escribir los artículos sin que tú estés para corregirlos, he de escribir el más importante de mi vida, aquel en el cual te he de contar tu funeral y dar las gracias a quienes se acordaron de ti en tú último viaje, el más largo, el más duro, ahora que ya empezabas a cansarte de coger aviones.

Las cosas han sido casi como tú las dejaste escritas, me resultó fácil encontrar las carpetas en tu ordenador donde me dabas indicaciones para todo. Como siempre previsor y ordenado hasta en la muerte.

La esquela en La Nueva España ha sido “un poco grande”, para que se viera bien. Nuestros compañeros de la Fundación Inclínica tuvieron el detalle de poner otra, de forma que llamaste más la atención ese día.

Te incineramos, sí, no habrá riesgo de que “flotes” en el panteón, tus cenizas reposan a salvo de las aguas mosconas.

No te hicimos caso con las flores, hubo muchas, de todo el mundo, nadie optó por dar el dinero a “alguna ONG”, querían acompañar tu adiós de la forma más bonita posible, y así fue. Aún hoy, en el panteón en Grao, siguen relucientes las rosas blancas de tu nieto, sobresaliendo más que ninguna otra, demostrando que en ellas se encuentra la vitalidad de un niño, el amor de un nieto.

También hubo escritos recordándote en este tu periódico. Escritos de tus amigos, Pepe Monteserín, Manolo Herrero, Manolo Rubio, Joaquín Valdeón, Carmen Ruíz-Tilve, y, ahora yo, tu hijo.

También se acordaron de ti Fernando Beltrán, Jaime Siles, y otros muchos escritores a los que tú siempre apoyaste con tu presencia en sus presentaciones y/o conferencias. Te fuiste poco antes de tu día, el día del libro, y ese día todos ellos se acordarán de ti.

En la red, ahora que la dominabas, Mariví y Helios te dedicaron su particular homenaje, incluso Mariví te llevó flores al Auditorio, donde el día de tu muerte todas las notas sonaron a llanto.

En todo momento seguimos el ceremonial católico, con responsos, ceremonia en el tanatorio y funeral, apoteósico, en San Juan, donde te casaste con mamá, donde yo me casé y donde te hemos dicho adiós. A pesar de que tú no lo habías previsto, seguro para que no gastásemos dinero, un cuarteto de la OSPA tocó tu música preferida de Mozart, y yo les pedí que te dedicasen el Canto de los Pájaros de Pau Casals que Nicolás Cernea, el violonchelista ejecutó magistralmente.

La iglesia estaba a reventar, con gente de pie, todos tus amigos, nadie faltó; ni el PUMUO, ni Tribuna Ciudadana, ni la Peña de El Impala, ni la del Yoraco, ni los amigos de Grao, ni los de Gijón, ni los miembros de la Fundación Inclínica, ni los compañeros del Banco, veinticinco años después, allí estaban, nadie faltó (ni los primos de Lugo, ni siquiera alguno de los de Madrid). Incluso, al final, tras atreverme a leer algo de que lo que tú habías escrito y no te habías atrevido a publicar te aplaudieron, a ti, si papá, te aplaudieron en la iglesia, en tu funeral, a pesar del mohín de D. Álvaro.

¿Y ahora qué? Pues ahora toca dar las gracias a todos lo que te quisieron en vida, te acompañaron en tu muerte y, seguro, te recordarán siempre. De dar esas gracias ya me encargo yo, tranquilo.

Papá, te has ido, pero no nos has dejado, han sido tantos los momentos buenos a tu lado que a pesar de partir con sólo 58 años, has llenado miles vidas, tantas como las de los protagonistas de tus libros leídos, miles, tantas como las de los héroes y los villanos que has escuchado en la ópera, tantas como notas musicales has sentido.

Como verás Flin las cosas han sido más o menos como tú las habías previsto: te has muerto joven. Tantas veces me lo advertiste que nunca te había creído y ahora, que ha sido verdad y que ya no estás, tengo tantas cosas que preguntarte, tantos abrazos que darte, tantas veces decirte que te quiero.